Siguenos por correo! solo escribe tu correo y automaticamente sabras de nuestras movidas!

viernes, 3 de febrero de 2012

El amor de mi vida : Laura

Hola personas que leen este interesante blog, me sentí mal segundos después de publicar la entrada conjunta con Ambar y debo disculparme con el amor de mi vida.

Yo soy una persona regular. Me levanto, igual que tu, me cepillo los dientes, me visto, me arreglo y voy a la escuela. Después de varias horas de meter información en mi cerebro, de la que no se si valla a extraer alguna utilidad en el futuro, regreso a mi hogar, dulce hogar, me quito la ropa que usé en la calle y me coloco un simple y cómodo conjunto para estar en mi casa.

Suena normal no? Pues, luego de que almuerzo, me siento y reposo,entonces me llega la necesidad y no puedo evitar ir a verlos. Se que a ellos no les gusta una chica que está todo el tiempo pendiente, pero no puedo evitarlo, toda la vida he sido así y pues, me atraen demasiado. Recuerdo que mi amor por ellos comenzó cuando yo tenía 4 años, estaba platónicamente enamorada de un caballero imposible.

Guapo no? No siempre me han gustado morenos, pero él era una excepcion. Pasaba las horas observando como mi primo jugaba con él, era un sujeto muy divertido y a mi eso me gustaba. Pero para ese entonces era una mente pequeña e inocente, por lo que no tenía idea de lo que era el amor. Sufrí mucho cuando mi primo lo perdió, cuando le preguntaba por él, no me contestaba y eso me entristeció mucho. Nunca mas lo volví a ver.

Luego, años después, cuando yo tenía 8, comencé a discernir que era el amor y como se sentía, pues veía lo enamorada que estaba mi prima de un caballero excepcional:



Se que no era el mas guapo, pero era muy atento, a pesar de que ella fue perdiendo paulatinamente su interés en él. Yo lo quería, pero sabía que sería una traición a mi prima intentar algo con él, así que esperé que un chico como él llegara a mi vida. Un buen Diciembre lo conocí, como si fuera una escena de película, jamás lo olvidaré:



Él era mío y yo era de él. Nos pasabamos las horas juntos y nunca nos aburríamos del otro, siempre tenía algo nuevo que contarme y yo siempre escuchaba, atenta, sus dulces palabras. Ahí fue cuando descubrí lo mucho que me gustaban los rubios. Ese azul platinado partía mi alma en cuatro pedazos.

Sin embargo, algo triste sucedió, él tuvo un accidente y falleció. Aún estaba muy dolida por su partida, cuando llego un nuevo chico, a consolarme. Había pasado bastante tiempo y yo ya tenía cuerpo de doncella. Era pelirojo y me sedujo al instante:



Era diferente, era inteligente, complicado, me gustaba descifrarlo y disfrutaba de solo verle, era realmente muy bonito. Pero entonces sufrí un dilema. Había otro chico en mi mente y no sabía a quien darle mas atención, a mi pelirojo hermoso, o a él:



Decidí que este último y yo debíamos ser solo amigos y así hemos quedado hasta estos días. Reviví tristezas pasadas cuando mi hermoso pelirojo sufrió un accidente idéntico a mi pasado amor y caí en una especie de depresión. Mi amigo estuvo consolandome por un largo tiempo y me habló, a ratos, sobre un amigo suyo y no pasó demasiado tiempo hasta que lo conocí. A mi gran amor:



Normalmente no me gustan los tipos, ni tan altos, ni tan pálidos, pero ese azul tan brillante me recordó a mis tiempos pasados y entonces comprendí que él era para mi.

Sin embargo, me puse a pensar en esa clase de cosas y noté que me gusta el mismo prototipo de hombre:

Que sean versátiles



Complicados


Valientes




Constantes

Que tengan algo que los haga diferentes a los demás

Y por supuesto, que me hagan reir


Ahí tienen al amor de mi vida: Los videojuegos

Laura

No hay comentarios:

Publicar un comentario