Siguenos por correo! solo escribe tu correo y automaticamente sabras de nuestras movidas!

viernes, 15 de junio de 2012

Reencarnación: Ficción o realidad?

Hola mi querido proletariado, soy yo, Laura, que se emociona por escribir cada dia mas y les trae otra cosa interesante. Fijense que yo soy muchas cosas y una de ellas es Escéptica: No creo en nada ni nadie sin pruebas palpables de ello.

A mi me parece que la Reencarnacion es una posibilidad bastante fantasiosa y creo en la parapsicología, pues lo paranormal es solo otro tipo de ciencia que no entendemos. Pero entonces me encontré con este interesantísimo reportaje que me hizo pensar en muchas cosas:

Ésta es la historia de Cameron Macaulay, el niño escocés reencarnado:

La madre del pequeño Cameron aseguró que su hijo le había comentado en más de una ocasión hechos vividos en la Isla de Barra. La madre testifica que el niño nunca había estado en dicha isla, pero él hablaba de su familia, de su padre, que según él había muerto atropeyado, de sus hermanos, con los cuales dice que jugaba en la playa.

El niño afirma que el tiene una vida anterior, y se preocupa, dado a que su familia no le cree. Su madre nos cuenta que el se queja de que "en su casa solo hay un baño, mientras que cuando vivía en la Isla de Barra el tenia 3 baños." Muchos días el pequeño Cameron llora, porque dice que su madre debe de estar extrañándolo y echándolo de menos. Quiere que su familia de Barra sepa que esta bien.
Conforme el niño ha ido creciendo, los datos que daba de su antigua vida eran mas precisos: afirmaba que tenia un perro blanco y negro y un coche negro. Decía que su madre tenía el pelo largo, y que su madre actual y ella se iban a llevar bien. Asegura que el veía aterrizar aviones desde la ventana de su casa, y hasta en una ocasión, le dijo a su madre actual, que si alguna vez iban a Barra, le enseñaría un escondite por el cual el y sus hermanos se escapaban a la playa. Otro dato que sorprende por su precisión es el nombre de su padre: Shane Robertson.

La madre del chico, preocupada por su hijo, contacto con el psicólogo Jim Tucker, especialista en casos de reencarnación. Viajaron hacia Barra en 2005. Al llegar, se pusieron en contacto con los isleños, preguntándoles si conocían una casa de color blanco en la bahía, que era la descripción que daba Cameron. También preguntaron por los Robertson, pero nadie los conocía.

Pero al día siguiente, recibieron una llamada en el hotel en el cual se hospedaban, informándoles de la existencia de tal casa y de esa familia. Pero solo se lo comunicaron a los adultos. Entonces decidieron conducir por la zona de la casa, para saber si Cameron la reconocía.

Y así fue, el niño dijo que era allí donde vivía. Pero en la casa ya no vivía ningún Robertson. Aun así, les dejaron pasar. El niño conocía todos los rincones de la casa, e incluso se acordaba de las grietas. Estaba triste, porque no encontraba su hogar como él lo recordaba. Al cabo de unos días, se pusieron en contacto con una señora de apellido Robertson, que afirmaba que ella tenia familia que había vivido en la isla. Les enseñó unas fotos, y en ellas aparecían los citados y tantas veces repetidos perro blanco y negro y su coche negro.
Todo lo que Cameron contaba era cierto, pero sólo falló en un dato: la señora Robertson no recordaba a nadie de su familia que se llamara Shane, y menos que hubiera muerto atropellado. Norma, la madre actual de Cameron, asegura que hizo lo correcto al llevar a su hijo a visitar su antigua casa. Cuenta además, que Cameron nunca habla de la muerte...








 Sólo una vez le comentó a un amigo que no se preocupase por morir, que si lo hacía volvería.


Todo bien...? Todo bien.

Ya no se en que creer

Laura

No hay comentarios:

Publicar un comentario